La llama

Un remolino, un espiga ondulada por el viento, un grito desgarrador, una esperanza perdida. Avasallas mis murallas, expandes catástrofes, creas vientos negros y mi corazón se quema.

Estas a mi lado observando mis cenizas, yo estoy al tuyo admirando tus llamas, no quiero volver a mirarme al espejo con los ojos cerrados, no voy a mirarnos y volver a sentirme atrapada y fea.

Hoy el horizonte es mío.

Hoy solo ardo, siempre fui fuego.

G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close