La Mujer

Dicen que alguien te puso un nombre una vez, ¿No te acuerdas? Me paro en seco, como un golpe fuerte, porque  te he descubierto en medio de esta batalla de transeúntes llena de cabezas huecas. Puedo observar la belleza y la divinidad que emana de tus entrañas de mujer, juzgadas de pecaminosas, olvidadas y maltratadas por monstruos gigantes que aplastaron lo que heredaste de nuestros ancestros.

Somos marcas, roturas y rasguños. Somos  pedazos de culpabilidad, de retratos feos dibujados por manos asesinas, de almas atrapadas, de escarcha helada, de sueños destruidos, de  castigos y ofensas. Somos trozos de condenas, de manoseos indeseados y de palabras cosidas. Tiremos haciendo un triple al basurero esos cuentos que nos traspasaron durante toda nuestra vida.

Somos  vientre en un mundo descuidado y sucio, somos  origen y gracia, somos oportunidad y bondad, somos calor y refugio, somos tormenta y energía. Somos eternidad, valentía, desafío y perseverancia. Somos semilla.

Brindemos hoy por contemplarnos, empoderarnos y recordarnos que somos la única sangre derramada que no nos quita la vida.

G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close