Las Olmedas

No me vas a dejar partir, deseas tenerme siempre junto a ti en una mazmorra de lujo, haciéndome creer que patinar sobre el hielo es solo eso, solo lo que veo. Quiero salir, quiero caerme, lanzarme con o sin trineo, deslizarme calle abajo, defenderme y estar dispuesta para el ataque.

Vienes y apareces como una intrusa, sin pedir permiso, intentando dominar mi calma, dictando tus railes y parando mi viaje. Una, dos, tres y ¿Cuántas veces  ya?. No te puedo matar, eres eterna, pero anhelo, deseo y aspiro a poner una señal de stop más grande que la torre Eiffel, gritar hasta que se me acaben las fuerzas y proclamar mi asedio.  

Solo pretendo entenderte, diseccionar tus orígenes y entrever tu laberinto interior, aunque este nevado.  He comprendido que no nos conquistaremos con la solidez de nuestros músculos, ni con las controversias de los orgullos, sino con la astucia de nuestro espíritu y el coraje de disfrutar del paisaje.

Fluyamos en un entorno hostil y hermoso, con el calor de un abrazo.

G.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close