ILUSIÓN

La ilusión es una compinche natural que consigue hacer  la curvatura de nuestros labios mucho más grande y dar un brillo distinto a nuestros ojos. Un aire fresco e inocente como cuando éramos niños/as y esperábamos que se cumpliera esa promesa que nos habían prometido papa o mama.

Es una palabra que nos hace, intermitentemente, la vida más fácil. Una piñata llena de alegría, euforia, excitación y expectativas. Es una amiga que no siempre está presente en nuestras vidas, pero que tarde o temprano siempre vuelve a visitarnos. Se dedica a viajar durante toda su existencia infinita de cuerpo a cuerpo y es compartida entre todos los  seres humanoides.

Debemos saber apreciarla y comprenderla cuando decide partir a otro lugar, pero sobre todo, saborearla. Dejarnos llevar y ser consciente que sentir ilusión es un regalo, es volver a lo auténtico, es revivir la inocencia perdida de nuestra infancia.

Es una compañera que nos ayuda a accionar la palanca de la motivación, de coger las riendas y partir hacia aquello que nos hace vibrar como la anatomía de un piano, accionando el martillo que hace agitar sus cuerdas.

La ilusión, sin lugar a dudas, es una descarga de adrenalina,  nos agita, nos altera, haciéndonos levitar y volar hacia aquel lugar que queremos ir o regresar. Sabemos que nos puede impulsar como un cohete y que el viaje tendrá asegurado las sorpresas, algunas de ellas no serán de nuestro agrado, pero es el riesgo que siempre nos persigue y que algunos/as se atreven y otros/as se quedan en stop, viendo pasar pero sin reaccionar.

Etimológicamente, en una palabra que  procede del vocablo “illusum”, que significa “juego”, por esta razón, es una palabra a la que también se le atribuye una connotación engañosa, una etiqueta de posible encantadora de serpientes que puede atraparnos y dejarnos fuera de la realidad, sino marcamos límites. Esto ocurre en todas las áreas de nuestra vida, pero no tengamos miedo porque siempre  existe una parte bonita con la que poder quedarse sin taparse los ojos frente a la cara oscura de cada pequeña cosa que habita este planeta.

Vayamos con cautela, pero disfrutando con los cinco sentidos de esta ilusión que nos une, que no hace luchar por causas perdidas y no tan perdidas, que nos hace saltar, e incluso, tocar el cielo con los dedos.

Para mí, la ilusión es la gasolina que nos ayuda a continuar con nuestro viaje y como no siempre está con nosotros y nosotras, hay que respetar sus tiempos y espacios, aceptarla y realizar  todas las paradas necesarias, para continuar transitando lugares cerca de ella, por eso yo hoy digo bien alto: “Carretera y manta, carretera e ilusión”.

Y para ti, ¿Qué es la ilusión?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close