El Ojo

¿Acaso puedes contemplar ese remolino interior?, ¿acaso eres capaz de perderte en ese  infinito? Donde tú solo puedes ver una órbita llena de masa, tejidos y nervios conectados a la obra maestra de nuestro cuerpo, yo soy capaz de descifrar un caleidoscopio eterno, una espiral que se retuerce de emociones, un viaje interestelar a las profundidades.

Le cambio a Bécquer el beso por la mirada, por esa  conexión visual que nos traslada a un mundo de sensaciones invisible y tántrico, rozando una vivencia extraordinaria de notar la física en nuestro cuerpo, solo y únicamente parándonos a observar en este mundo giratorio.

Nos miramos, y en ese cruce del destino, nos detenemos.  Un instante inmóvil, un aleteo insignificante, que se transforma en una decisión.

Tú, ¿miras?

G.

2 comentarios en “El Ojo

  1. Guauuuu parece que no miro así hace mucho. Gracias por escribir esto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close